no está satisfecha

"Recordemos que Fujimori no es la víctima: las víctimas son aquellos que murieron a manos del grupo Colina por órdenes de Fujimori y Montesinos"

Gonzalo Córdova del colectivo No a Keiko comenta el escenario de un eventual indulto al dictador.

Publicado: 2017-11-04
Ante los extraños cambios al interior del Ministerio de Justicia y las reiteradas declaraciones del presidente Kuczynski sobre un eventual indulto para Alberto Fujimori, los colectivos ciudadanos ya se organizan para expresar su rechazo a lo que consideran una traición del presidente al movimiento que finalmente lo llevó a palacio de gobierno: el antifujimorismo. Gonzalo Córdova, del colectivo No a Keiko, explica su postura.

Gonzalo, tú eres activista de No a Keiko.
Sí. Participo en NAK desde el 2011, más o menos en la segunda vuelta de la campaña presidencial. Luego de los resultados de la segunda vuelta me alejo un tiempo y regreso a mediados de 2012.
Se está hablando de un posible indulto a Fujimori. NAK se ha encaramado como un movimiento que rechaza a Keiko en virtud del rechazo a lo que fue el gobierno de su padre. Entonces, si entiendo bien, No a Keiko implica un no al indulto.
Sí, tal cual. No a Keiko es, en general, no al fujimorismo; no a lo que ocurrió durante los 90. Mucha gente dice que luego de Fujimori estuvo Toledo, que ahora está en Estados á Unidos con un proceso pendiente por corrupción, estuvo Alan que tiene muchas cosas por aclarar, está Humala que también tiene muchas cosas por aclarar y tiene prisión preventiva. Pero lo de Fujimori definitivamente es mucho peor. Nosotros no defendemos a los que vinieron después y hasta nos da pena que quienes levantaron la bandera anticorrupción como Toledo hayan terminado involucrados en escandalosos casos de corrupción. Pero hay otras cosas que hay que evaluar. Lo cierto es que ellos no tienen, por lo menos no que se sepa, las manos manchadas con sangre.
Los delitos de lesa humanidad.
Claro. Entonces, hay muchas cosas por las cuales nos oponemos al fujimorismo, a lo que representa Keiko Fujimori y también Kenji Fujimori. NAK es circunstancialmente no a Keiko Fujimori porque es la que lidera ahora mismo la principalfacción del fujimorismo. Pero en verdad NAK es no al fujimorismo.
Sus detractores señalan que NAK trabajaría subrepticiamente para Nadine o para Toledo, con financiamientos extraños. Esto, claro, luego de su apoyo al candidato humalista.
Nosotros el 2011 decidimos apoyar en la segunda vuelta a Ollanta Humala porque entendíamos que era el mal menor. Pero no es que fuera un voto en blanco. Siempre dijimos que era un voto crítico. Y lo cumplimos. A Los tres meses de iniciado el gobierno de Ollanta Humala ocurrió lo de Conga, y nosotros nos pronunciamos en contra de lo que estaba ocurriendo y convocamos a la gente para que saliera a marchar. Nos pronunciamos también por la “ley pulpín” y finalmente fue el partido de Ollanta el que se quedó solo porque los demás partidos se echaron para atrás en la aprobación de la ley. También nos pronunciamos en contra cuando sacaron de forma muy extraña a Julia Príncipe. Ha habidos varias cosas por las que nos hemos pronunciado o hemos salido a las calles cumpliendo o dicho: que nuestro voto no era un cheque en blanco.
Igual con PPK.

Igual con PPK. En el 2016 pedimos que se votara por PPK a pesar de que no era la mejor opción. Yo jamás, en condiciones normales, hubiera votado por PPK, y seguramente muchas de las personas que finalmente votaron por él, tampoco. Pero al vernos en esta decisión de Keiko y PPK, tuvimos que taparnos la nariz y votar por PPK. No quedaba de otra.


Se ha hablado de un indulto cercano que aproveche la concentración de los peruanos en la situación de la selección de fútbol . Digamos que el indulto se da en cualquier momento entre hoy y el 31 de diciembre. ¿Qué significaría?
Para empezar, una traición. Una traición de PPK. En la segunda etapa de la segunda vuelta, cuando ya no estaba relajado sino buscando apoyo para ganar las elecciones a toda costa, PPK se muestra antifujimorista y busca organizaciones sociales con quienes firma acuerdos. En esa etapa buscó a sindicatos, buscó a estudiantes, busco a los deudos de las víctimas de la dictadura y firmó un acuerdo con ellos. Si PPK firma un indulto, lo primero que será es un traidor. Lo segundo es que PPK, como presidente de la República, debería ser el primer ciudadano en cumplir y hacer cumplir las leyes. Él incurriría en un acto ilícito porque el indulto no se justifica. Todos sabemos que Fujimori, si bien está mal de salud, no está en una situación en la que estar en prisión ponga en riesgo su vida, y no califica para un indulto humanitario. Dicho esto, lo que estaría ocurriendo sería un indulto ilegal, un indulto político que no sería resultado de razones humanitarias.
¿Qué ocurriría?
Esto tendría dos escenarios. Por un lado las calles, la gente indignada expresando su malestar, y por otro el escenario jurídico. Sabemos que Perú tiene que acatar cortes internacionales sobre derechos humanos, y ahí las organizaciones de derechos humanos presentarían las quejas respectivas. Este indulto, de llegar, no durará mucho tiempo. Hace un tiempo el juez Villa Stein dio una sentencia que favorecía a loas Colina y les reducía a sentencia, y esta sentencia fue apelada, llevada a cortes internacionales y el Perú tuvo que retroceder. Nos llamaron la atención. Seguramente va a ocurrir lo mismo.
¿Qué significaría en términos políticos para PPK, para el mismo fujimorismo?
Hoy Keiko está bastante distante del padre, se dice que no lo visita como por ejemplo sí lo hace Kenji. Keiko ya no tiene en mira lo que decía al principio: que el partido buscaba la liberación de su padre. Ahora vemos a una Keiko a la que solo le interesa el poder. Si tu revisas las declaraciones de Keiko del 2009, después de la sentencia a Fujimori, ella dice que llegará a la presidencia para liberar al chino, lo dice tal cual. Pero luego de eso parece que solo anhela el poder. El que sí tiene en su agenda como tarea número uno la liberación de Alberto Fujimori es Kenji. Ahí hay una clara división entre Keiko y Kenji, ambos con intereses distintos. Lo que pareciera que sucede es que PPK intenta jugar a dividir al fujimorismo favoreciendo a Kenji. Nosotros creemos que si se da el indulto, luego habrá una breve pugna por el liderazgo del partido entre Keiko y su papá pero finalmente son Fujimori y se van a alinear. No creemos que Kenji sea el natural candidato si es que sale libre Fujimori antes. Habrá una pelea de fuerzas que se unirán y seguirán seguramente tratando de boicotear este gobierno. No nos queda duda de que lo que Keiko quiere es adelantar las elecciones, vacar a PPK.
¿Keiko y Fuerza Popular tienen el mismo talante autoritario de Alberto Fujimori?
Totalmente, y mucho más que Kenji. Y tú lo ves con todas las declaraciones que han dado desde que son mayoría en el Congreso. Tienes a congresistas que decían que las leyes iban a salir como por tubos. Esa forma de expresarse es muy natural en el fujimorismo. No son una agrupación que se reconozca por ser tolerante, por buscar consensos. Y lo último que ha hecho Keiko es amenazar a la Fiscalía diciendo que ya es suficiente (sobre las investigación a Fuerza Popular). Ahí ves que esas formas que tiene el fujimorismo; amenazantes, autoritarias, son muchas más marcadas en Keiko que en su propio padre.
¿Se perfila alguna actividad desde el colectivo, entonces?
Nosotros estamos coordinando permanentemente, al punto que llega a ser hasta desgastante. Se habla y se habla del indulto y ya parece la fábula de la oveja y el lobo, que ya nadie está seguro de cuándo va a ser. Ahora mismo estamos pendientes de lo que ocurra con el gabinete y estamos en reuniones constantes con otros espacios y colectivos: la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, grupos de estudiantes, con trabajadores, con familiares de víctimas. Estamos alertas con lo que pueda suceder. También se habla de un posible indulto en época de Navidad. Se verá.
Las convocatorias ciudadanas se realizarán a través de las redes sociales, como es usual en NAK.
Sí. El colectivo tiene una página en funcionamiento desde el 2009 que tiene más o menos medio millón de seguidores, y que tiene un alcance de 3 a 10 millones de personas a la semana, además de la coordinación con réplicas de NAK en otras provincias. Y es natural. Recordemos que si PPK llegó a Palacio de Gobierno es por el antifujimorismo. Bien dice Gustavo Gorriti que el partido más grande que existe en el Perú es el antifujimorismo. Que podemos ser muy desorganizados, muy divididos y podemos pelear muchas veces entre nosotros, sí; pero cuando hay una coyuntura adversa nos juntamos en la lucha y termina siendo esto siempre en el sentido que proponemos, que es en defensa de la democracia, en defensa de los derechos humanos, en respeto de la memoria de los que cayeron muertos. Porque tenemos que tener claro eso: que Fujimori no es la víctima. Las víctimas son aquellos que murieron a manos del grupo Colina por órdenes de Fujimori y Montesinos, para empezar. Estamos seguros que mucha gente se movilizará y a saldrá a las calles contra el indulto.

Escrito por

Harold Moreno Luna

La brevedad toma tiempo. Periodismo. Escritor —no tan— inédito. https://twitter.com/Harold_Luna_


Publicado en

Dandovueltas

Un blog de Harold Moreno Luna.